fbpx
Canción actual

Title

Artist

Background

Visitantes de dormitorio en La Décima Puerta

9 December, 2019

 

“En ese preciso momento desperté, sabía que estaba aquí, aunque no podía verlo… pero enseguida se hizo presente, era una sombra, como de persona y estaba delante de mis ojos, a los pies de mí cama, una sombra humana, perfectamente definida, cabeza, brazos… pero sin rostro, toda ella de color oscuro…

Era “eso” o alguna cosa…

Estaba claro que venía a por mí, como en tantas otras ocasiones…y me pregunto el por qué…

Yo no creía en nada paranormal, ni en ovnis, ni en fantasmas, ni en nada de eso, aunque creo que aquella cosa venía de otro mundo… Antes de verla ya la presentía y la temía, lo reconozco, me daba un miedo atroz y estaba segura que venía para hacerme daño…

Y de hecho así era. Cada vez que aparecía en la penumbra de mí habitación…el miedo recorría cada centímetro de mí cuerpo, pero la sombra no estaba sola, había otros, eran “seres” delgados, algunos altos y otros bajitos, de cabeza desproporcionada, oscuros, mirándome fijamente. ¡Quería gritar! Pero todo mí cuerpo se paralizaba, me agarraban por las muñecas y los tobillos y me hacían daño, ¡mucho daño!

Aquello me poseía, hacía conmigo lo que quería y después se marchaba, entonces ya me podía mover, pero me encontraba conmocionada por el miedo…. Por la experiencia…tan aterradora que ha dejado sus huellas sobre mi…para siempre.

Duró varios años, y se repetía, unas noches sí y otras no, pero siempre de igual manera, hasta que una noche cualquiera, sin más, dejé de verlos, y de momento… no han vuelto a aparecer. Por qué, no lo sé, pero todavía busco la respuesta…”

Este testimonio recoge fielmente como se producen estas visitas de dormitorio, con patrones que se repiten, análogos en todos los casos y con muy pequeñas variantes. Parece como si la persona que de alguna manera va a ser atacada, presiente de antemano que unos extraños “seres”, por llamarlos de alguna manera, están a punto de invadir la intimidad del dormitorio.

Una vez que se hacen presentes, la mayoría de aquellos que sufren sus “visitas” los ven con forma humana, pero en sombras. Difícilmente se les aprecia las facciones de la cara, aunque de alguna manera se intuye que te miran fijamente. Son como sombras humanas y recuerdan al clásico arquetipo de los supuestos posibles extraterrestres “grises” macrocéfalos y delgados, altos o bajos.

Al aparecer, se produce la parálisis del cuerpo, no del cerebro. La persona que lo sufre es totalmente consciente, ve perfectamente, escucha y es capaz de razonar totalmente, de ahí que nos planteemos si es un sueño o no. Y entonces, el miedo aparece de forma irremediable, el miedo a lo desconocido y a sentirte  paralizado, desamparado e impotente. Estos seres que aprietan y sujetan con fuerza a la persona, realizan en algunos casos tocamientos y usan una violencia innecesaria, hasta tal punto que en algunos casos ha habido testimonios de que, tras terminar la experiencia, pueden observarse marcas en las muñecas, o tobillos, o en las zonas por las cuales “esos seres” han agarrado a su “víctima”.

Hoy, en La Décima Puerta, visitantes de dormitorio.

 

 




Abrir chat