fbpx

La Lupa Económica | ‘Una semana repleta de indicadores que marcan el rumbo de nuestra economía’, por Fran Coll

29 enero, 2021

El analista y economista, Fran Coll, coge La Lupa Económica de Metrópolis Daily.


Acabamos una semana bastante convulsa en materia económica. Los datos ocupan los titulares de todos los periódicos en una semana en la que, además, se celebraban reuniones de destacada relevancia, como la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos. Y es que, en lo que respecta a los economistas, no hemos podido descansar ni un solo segundo, ante la publicación de indicadores de gran importancia, y que nos guían en este proceso de recuperación que debe experimentar la economía española en los próximos meses, años.

Así pues, los datos que hemos conocido estos últimos días han sido, como decíamos, de gran importancia para los economistas. Desde la publicación del indicador compuesto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) hasta las perspectivas para la economía mundial, en el informe WEO, del Fondo Monetario Internacional (FMI), la semana ha estado cargada de noticias e indicadores que analizar. Unos indicadores que, si bien indican una mejoría respecto a los meses pasados, siguen mostrando sombras que preocupan en el horizonte.

En este sentido, el primer indicador que conocíamos era el publicado por la OCDE, el indicador compuesto. Este indicador, que publica periódicamente el organismo multilateral, trata de buscar puntos de inflexión en el ciclo económico, tratando de anticipar el comportamiento de la economía en un plazo de entre 6 y 8 meses. En lo que respecta a este indicador, se observa una leve mejoría que poco compensa ante el claro descuelgue que muestra la economía española en la recuperación. Un descuelgue que no muestran, al menos de forma tan intensa, el resto de las economías homólogas, y que nos aleja, nuevamente, de una recuperación que se prevé más tardía.

En la misma línea, conocíamos esta semana los datos de la EPA para el cuarto trimestre. Así pues, lo que muestran los datos de la EPA es que la economía española ha comenzado a operar y a recuperar los niveles de actividad económica que se habían perdido en los meses pasados; muestra de ello es la contracción registrada en los pasados trimestres. Sin embargo, aun siendo buenos los datos de empleo, existen muchos riesgos en el horizonte que podrían lastrar una gran parte del esfuerzo demostrado. En este sentido, me estoy refiriendo a unos ERTEs y unos ceses de actividad que, ante la situación económica, podrían acercar la imagen final a la tasa de paro efectiva que muestra hoy el país (21,5%).

Y es que, de riesgos, precisamente, hablaba el FMI en la publicación de su actualización del informe WEO para el mes de enero. En este sentido, la última gran noticia de la semana avisaba de una situación que requiere de especial atención. En este informe, las proyecciones del FMI respecto al comportamiento de la economía mundial mostraban que, en medio de esta excepcional incertidumbre, se proyecta un crecimiento de la economía mundial del 5,5% en 2021, mientras que dicho ritmo se moderará hasta situarse en el 4,2% en 2022. Las proyecciones para 2021 se han revisado al alza en 0,3 puntos porcentuales con respecto al pronóstico anterior, en vista de las expectativas de un fortalecimiento de la actividad más avanzado el año gracias a las vacunas y al respaldo adicional de las políticas en algunas grandes economías.

No obstante, en esta misma línea, el propio organismo reconocía que estos pronósticos están supeditados al comportamiento de un gran número de variables que, en función de como se comporten, podrían desviar, o no, la proyección del resultado final. Y es que, si bien hay esperanza por la llegada de la vacuna, tenemos avisos a lo largo del informe que hablan de que la solidez de la recuperación varía considerablemente entre países, dependiendo del acceso a intervenciones médicas y la rapidez en la vacunación, la eficacia del apoyo de las políticas, la exposición a repercusiones económicas transfronterizas y las características estructurales de cada economía al inicio de la crisis.

Por tanto, y en definitiva, hablamos de una economía española que comienza a mostrar signos de que está viva y de que ha sobrevivido a la crisis. Sin embargo, de la misma forma, esta se encuentra muy deteriorada, en un escenario en el que los indicadores siguen mostrando un claro comportamiento que preocupa mucho a los economistas. Un comportamiento que, teniendo en cuenta los precedentes con los que cuenta la economía española, despiertan el miedo de que se pueda replicar la tardía recuperación que experimentó nuestra economía en la pasada recesión.

Asimismo, la incertidumbre que se muestra, así como la posibilidad de que muchos de estos riesgos se materialicen, dificultan la confección de proyecciones sobre el comportamiento futuro de la economía. Así pues, no dejándonos caer en una autocomplacencia ante la posibilidad de que los escenarios previstos, en el futuro, hayan sufrido variaciones significativas, con un consecuente mayor deterioro, ante esa volatilidad mencionada.

 

Fran Coll | Economista

 

 

Metrópolis Daily

La información, a las 6:00

Más información




Canción actual

Título

Artista

Abrir chat