fbpx
Canción actual

Título

Artista


La Lupa Económica | ‘2021: un año de retos’, por Fran Coll

15 enero, 2021

El economista Fran Coll coge la lupa económica de Metrópolis Daily.

 

 

Con el inicio del nuevo año, muchos son los retos que se nos plantean en el plano económico. La recuperación económica que tanto precisa el país, tras una crisis como la que hemos vivido en este 2020; la gestión de una situación financiera bastante deteriorada, así como la recuperación de unos niveles previos que ya quedan muy distantes; la gestión de un Brexit que, pese a contar con un acuerdo, sigue atascado en algunos puntos; la sucesión en el poder de dos figuras tan destacadas como Trump y Merkel; así como otros asuntos relacionados, son algunos de los desafíos que inundan el 2021 de retos, y que, como sabemos, no serán resueltos por sí solos. Pues deben subsanarse con el trabajo y el esfuerzo de los distintos agentes económicos en el país.

Y es que, si algunos creían que la entrada del nuevo año, por sí sola, pondría fin a estos desafíos que presenta la economía en el horizonte, y no solo la española, estos están muy equivocados. El 2020 se ha saldado con una crisis de dimensiones históricas, y de la que nos iremos recuperando gradualmente. En teoría, el 2021, y ante el shock vivido en el pasado ejercicio, debe ser un año de crecimiento y de recuperación. Sin embargo, esa recuperación está condicionada por muchos factores. Factores entre los que destaca la gestión de una crisis sanitaria, de la que se deriva la crisis económica que hoy se nos presenta. Por tanto, hablamos de una recuperación que irá materializándose, en tanto en cuanto vaya disipándose la causa de esta crisis: el virus.

En este sentido, el primer desafío que se nos plantea, atendiendo a la situación que se muestra, es el control del virus. Y es que, de no controlar el virus, ya estamos viendo como la recuperación de la actividad económica, y atendiendo a los datos que nos deja la campaña navideña, no es, siquiera, una posibilidad.

Sin embargo, el control del virus, pese a ser el primer condicionante, así como el más importante, no es el único que se muestra. Así pues, la pérdida registrada de capacidad productiva, por ejemplo, es otro de los grandes condicionantes que se muestran. De esta forma, cuanto más tardemos en controlar la situación, en un escenario en el que, además, somos el país que más destrucción de empleo y empresas acusa del bloque comunitario, más pérdida de capacidad productiva se registrará y, por ende, tendremos una recuperación más gradual. Y es que, en una economía en la que el 70% del PIB se encuentra supeditado por el sector servicios, a la vez que hablamos de que el virus impide a este sector el contacto social requerido para operar, convivir con el virus no es más que una utopía o un sueño inalcanzable.

Así pues, en tercer lugar, debemos destacar que, a pesar de los problemas internos que muestra nuestra economía, donde podemos destacar la necesidad de reformas en casi todos los aspectos económicos, como son la reforma laboral, la reforma de las pensiones, la consolidación fiscal, así como la reducción de la deuda, la economía española opera con el exterior, y en lo que las relaciones con estos socios del bloque comunitario se refiere, debemos saber que nuestro país debe enfrentar varios desafíos que marcarán el futuro económico de nuestro país. Y es que, tanto la llegada de fondos europeos y la gestión de las tensiones con nuestros socios comunitarios, así como la continuidad en las relaciones comerciales con Reino Unido –siendo la economía española la más expuesta a las consecuencias del Brexit– son sucesos que, de no gestionarse correctamente, podrían agravar la situación.

Asimismo, cabe destacar la situación política en el país, así como la situación geopolítica. Las tensiones en el planeta crecen por minutos. La salida de Trump, la sucesión de Merkel en el poder, así como los conflictos entre China y Estados Unidos, en adición a los movimientos nacionalistas como el del Brexit, entre otros, son sucesos que pretenden alterar una globalización muy próspera para nuestro país. Una globalización que nos ha traído grandes beneficios, teniendo en cuenta que el 56% de nuestro PIB está representado por el comercio exterior. Y es que, como digo, el bloqueo político que muestra nuestro país, y que nos impide aplicar políticas efectivas por la incapacidad de alcanzar mayorías en el parlamento, en adición a esas tensiones nacionalistas que amenazan con más proteccionismo al planeta, son retos que, de igual forma, inciden de forma directa en la marcha de nuestra economía.

Como vemos, en resumen, hablamos de un año que se presenta bastante movido. Los desafíos que se plantean no son pequeños, y es que, aunque muchos de estos sucesos hayan sido relegados a un segundo plano por la pandemia, no por ello han perdido importancia y no deben solventarse. La economía española presenta muchos problemas estructurales que deben solventarse, a la vez que debe trabajar por garantizar que no se dan nuevos problemas derivados de esas tensiones que tanto hemos mencionado. Por esta razón, pese a que se presenta un horizonte optimista, este no está garantizado si no se gestiona, además de gestionarlo correctamente, todos estos desafíos que, como decíamos, condicionan una economía que no puede, ni debe, permitirse más fallos.

 

Fran Coll | Economista

Metrópolis Daily

La información, a las 6:00

Más información




Abrir chat