fbpx
Canción actual

Título

Artista


La Lupa | ‘Convenios que no convenían’, por Marcos Ros

17 mayo, 2021

El eurodiputado murciano del PSRM-PSOE, Marcos Ros, coge La Lupa de Metrópolis Daily.


Ayer nos levantamos con la noticia de que una sentencia judicial obligará al Ayuntamiento de Murcia a devolver casi veinte millones de euros a una empresa, por un convenio urbanístico suscrito en 2008. Todos recordamos aquella época en la que el Ayuntamiento era gobernado por Miguel Ángel Cámara y tenía al ex Secretario General de los constructores murcianos, Fernando Berberena, como concejal de Urbanismo.

Aquella época entre 2003 y 2011 en la que se firmaban convenios urbanísticos como quien vende barras de pan en el supermercado, bien para masificar la zona norte del municipio, bien para teletransportar la edificabilidad de zonas forestales protegidas o bien para diseñar un sueño que jamás se cumplió para los vecinos de un barrio.

Lo importante de aquellos convenios no era el objeto urbanístico al que iban destinados, sino que realmente ninguno de ellos hacía honor a su nombre. Un convenio, por definición, es un acuerdo que debe “convenir” a ambas partes firmantes.

Está claro que aquellos convenios no nos convenían ni al municipio de Murcia ni a nosotros los ciudadanos. Y a la luz de las sentencias, vamos viendo que a las mercantiles firmantes parece que sí.

No nos convenían porque planteaban un urbanismo imposible. Imposibles eran las veinticinco mil viviendas junto a Nueva Condomina, sin población para ocuparlas, o las otras veinte mil en el Campo de Murcia, sin ningún estudio serio que garantizase un aluvión de extranjeros para comprarlas. Además del colapso que habrían provocado en nuestras infraestructuras y servicios públicos, y otros múltiples perjuicios a los vecinos del municipio.

Tampoco nos convenían porque las compensaciones urbanísticas que supuestamente recibía el consistorio estaban ínfimamente cuantificadas.

Todo aquello lo dijimos, durante años, desde la oposición municipal, y nos acusaron de ir contra el progreso del municipio.

Ahora, décadas después, descubrimos que tampoco nos convenían porque, en caso de irse todo al traste, quien termina pagando los platos rotos seremos los ciudadanos. Veinte millones que podrían llegar a ser noventa, que pagaremos los vecinos en forma de impuestos.

Quizá lo que no nos convenía era tener a esta banda al frente del Ayuntamiento.

 

Marcos Ros | Eurodiputado del PSOE

 

 

Metrópolis Daily

La información, a las 6:00

Más información




Abrir chat